Lifestyle

¡¡hola!!

Pues sí, eso es lo primordial!

Me he dedicado tanto a las redes sociales, a mis fotos bonitas… que creo que no he tenido la oportunidad de decirles «¡hola, esta soy yo… esta es mi historia!» más allá de una «condición» que ya todos conocen (y cómo no, si sólo basta verme).

Pero siempre he querido hacer de esto, de crear una comunidad en redes, algo más que una foto o un outfit bonito. Para mí siempre se ha tratado de: compartir. Compartir conocimiento… información… compartir mi historia, un mensaje, compartir mi ojo ante el mundo, mi perspectiva, mi opinión… sólo para ver si hay alguien que piense igual que yo, si le pasa lo mismo que a mí, si… por casualidad… se siente identificado conmigo… o si puedo hacer que, con mi manera de verlo, esa persona lo vea mejor. Es por eso que hoy, después de mucho tiempo. aquí estoy otra vez.

Hace muchísimo tiempo que he tenido blogs. De esto o de aquello. Siempre pensé que era un lugar bueno para escribir poesía… porque eso era lo que me gustaba hacer hace unos cuantos, bastantes, años. Luego pensé que estaba bien tener un espacio para publicar mis fotos de outfits que no subía a Instagram o Facebook… y así tener un archivo y además, aprovechaba para narrar un poco de qué iba cada cosa, porque eso también me encantaba. Pero lo cierto es que hoy… estoy aquí por otra razón. Hoy tengo unos cuantos años más. un poco más de experiencia y… decidí que lo que realmente quiero, resumiendo en todo lo que he dicho arriba y tomando lo que se repite (porque si se repite es porque es importante) es: c o m p a r t i r. Compartir lo que sea.

Dejé de escribir en blogs porque sentía que la gente se había aburrido de leer, que era más entretenido ver videos o fotos, destacarse de una manera más visual, pero hoy estoy de vuelta con cosas nuevas, con nuevos métodos y más dinámicos para mostrarles lo que hago (y por qué no, mostrarles CÓMO lo hago) porque, ajá, ya entendieron, no hay nada mejor que compartir.

Espero que nos acompañemos mutuamente en este nuevo camino y que podamos crear una comunidad chévere donde nos aceptemos todos y que el límite sólo sea tu mente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *